Ciudad de México.- Tres niñas comparten una motivación, ayudar a Siria.

Esa es la misión de Andrea, Silvia y Gabriela, las cuales crearon la campaña Together for Aleppo.

En diciembre pasado su profesor de Humanidades, Ariel Levy, proyectó los videos de residentes de Alepo que narraban a la cámara que probablemente ese sería el último testimonio de vida que subirían a sus redes sociales.

Tras ver esas grabaciones, las tres se reunieron y decidieron armar un plan para mandar ayuda a esa zona en conflicto y confeccionaron su estrategia: pulseras cuyo donativo mínimo es de 50 pesos y con la cual eliges la causa a la que apoyarás.

"El proyecto creció más de lo que esperábamos. Creímos que serían donativos de la escuela de 10 pesos por persona", dice a REFORMA Silvia de 14 años.

"La aportación máxima que recibimos es de 10 mil", añade Andrea, también de 14 años.

Cada color es una organización: la rosa es para Médicos sin Fronteras; la azul es para los Cascos blancos; la verde es para Habesha y la naranja para Save the Children.

Con ello, quieren asistir en temas necesarios como son la salud, el rescate, la educación y el futuro de los sirios.

"Cuando hablamos para pedir que los fondos que nosotras donemos sean solamente directos para Sira, la persona que nos contestó como que se traumó. Nunca nadie le había hablado especialmente para donar a Siria. Solamente donan en general", explica Gabriela de 13 años.

Luego que decidieron cómo sería su campaña, se apoyaron en su profesor, en la escuela y en sus familias para echarlo a andar.

Las jóvenes mandaron un correo a sus padres con la información, el cual a su vez difundieron en las redes sociales y posteriormente recibieron varios e-mails de escuelas de otros estados solicitando pulseras.

"Para cada organización hemos reunido como 40 mil pesos más o menos", comenta Andrea.

"Como es una situación que está pasando actualmente y tienes que tomar acción ahorita, no es como esperarte porque cada día va empeorando, lo que tratamos es que cuando tenemos una cantidad grande de dinero que podamos mandar, lo mandamos".

Su labor, insisten, es generar conciencia sobre la situación que viven los sirios y por ello han ido a institutos tanto de nivel básico, medio y superior a explicar sus razones para esta misión.

"Acabamos de ir a una universidad, al Tecnológico de Monterrey, tuvieron el día del Medio Oriente y nos pusieron como un stand para poder platicar de nuestro proyecto", exponen las tres.

Este es su proyecto más grande e internacional, pero el altruismo es una motivación en su vida.

Han sido voluntarias en orfanatos, han elaborado despensas, e incluso han dado servicio social en Oaxaca y en Chiapas.

Las tres se ven en un futuro ayudando a más personas, no sólo en Siria, también en otras latitudes y en el entorno nacional.

"Este proyecto nos cambió como personas, porque no nada más nos dimos cuenta de que ayudar es importante y que todos somos seres humanos, sino que siempre podemos hacer algo más grande de lo que imaginamos, entonces nunca hay que limitarnos", concluye Silvia.

Reforma