El alcance de los sueños es para quienes no se cansaron de construirlos, de anhelarlos o de trazarlos, para quienes ‘perseveraron’ y por ello, ‘alcanzaron’; Martha Demuner, es una mujer admirable quien puede dar prueba de ello, pues se dejó guiar por su incansable sentido auténtico y su feroz impulso de hacer realidad sus proyectos, lo que tal vez en algún tiempo pareció ser una simple idea, hoy es un sueño tangible que es su creación y el logro que tanto aspiraba.

Como profesionista, Martha se dedicó por años a ejercer como ingeniera industrial, se desarrolló en empresas e industrias de prestigio a nivel internacional, colaborando con marcas alemanas y japonesas, cuando su crecimiento profesional se adaptó a la excelencia. Una vez cumplidas sus metas en este campo por muchos años, su siguiente paso fue iniciar una familia, cuando tuvo la certeza de que era hora de abandonar la industria por algún tiempo, entonces, dentro de la satisfacción de haber cumplido con sus metas profesionales y fungir como madre, en ella despertó el deseo de cubrir otro objetivo: la creación de lo que hoy es su producto.

Desde hace 16 años, Martha se encargó de crear una conocida marca cordobesa de mermeladas artesanales, un producto que inició con las ganas de regalar algo nuevo y que trasciende desde su origen cordobés, cuya receta es totalmente inédita, siendo un distintivo en la región. Hoy es una marca que se ha colocado en exposiciones, presentaciones y diversos locales a una distribución dentro del mismo estado. Los pasos entonces comenzaron a cumplirse poco a poco, pues hoy forma parte de la red de mujeres empresarias del estado cuyo objetivo es colocar en alto los productos cordobeses. Y todo esto se guarda en un mérito, en el sueño de una mujer que con esfuerzo y perseverancia es motivada por su familia para continuar creando lo mejor para su producto y seguir en los rieles que la han llevado al sueño de su vida.


Ana Paola Guzmán

El Mundo de Córdoba