Fortín.- Por la inseguridad van a la baja el número de conductores detenidos en estado etílico, los bares cierran más temprano y los automovilistas prefieren no salir a consumir bebidas embriagantes a lugares públicos.

Durante el primer trimestre la delegación de Tránsito del Estado en este municipio, infraccionó cada mes a quince conductores que circulaban en estado inconveniente y durante las últimas semanas la cifra se redujo a ocho, señaló Francisco Velásquez Arias, encargado de la Delegación.

Derivado de este problema, comentó que algunos prefieren quedarse en casa y no salir los fines de semana, pues las cifras de detenciones disminuyeron casi a la mitad.

Luego que el alcoholímetro permanece suspendido, pues únicamente se aplica en ciudades grandes del estado, mencionó que elementos de guardia realizan recorridos nocturnos para detectar a choferes que excedan velocidad permitida o circulen temerosos, pues serán sometidos a revisiones de alcohometría.

“Se realizan recorridos y en caso de detectar a algún conductor se le hace la indicación que se detenga, se procede conforme a ley, no se establece ningún punto o filtro para realizar operativos” comentó.

A pesar de esa situación advirtió que no suspenderán la vigilancia nocturna sobre el bulevar, debido a que se trata del sitio más transitado donde habrá mayor vigilancia para evitar accidentes automovilísticos.


Antonio Arragán

El Mundo de Córdoba