Antonio Arragán

EL MUNDO DE CÓRDOBA


Camarón de Tejeda.- La pena que unió a un pueblo a través de la tragedia, los reunió nuevamente en una misa para recordar a las 22 víctimas que perdieron la vida al caer en un autobus al río Atoyac el 10 de enero de 2016.

“Fueron grandes y así hay que recordarlos, iban en busca del triunfo, la vida les tenía preparado otro destino y ahora estan en mejor lugar”, dijo el párroco que ofició la misa ante una comunidad que aseguró guarda luto y recuerdo a sus muertos.

Los recordaron con globos blancos con la leyenda “Campeones por Siempre”, se perdieron entre la noche, y ahí se fueron los mensajes que quisieron enviar a los que hace un año partieron.

“El amor de una madre es más poderoso que la muerte, seguiré amando a mi hijo hasta el último de mis días, este momento es únicamente para recordarlo y pedir por su descanso” dijo una madre de un joven que perdió la vida en el percance.

A pasado un año de aquel día que el equipo de fútbol se dirigían a una final y perdieron la vida, padres, hermanos y amigos, aún los recuerdan, cada familia portaba la cruz del ser querido que pereció, algunos enfundados con camisetas con la fotografía del ser querido.

Las familias del pueblo se dividieron para asistir a todos los hogares donde levantaban una cruz, pues recuerdan que siempre han demostrado unión en casos como este.

Después de la ceremonia, cada uno tomó su cruz y con velas encendidas entonaron cantos y se enfilaron a sus domicilios para el último rezo del primer aniversario.