Amatlán.- En un 50 por ciento aumentaron los niveles del río Atoyac, el cual debido a los dísas de calor, amenazaba con secarse, pero ahora pone en riesgo a más de 50 familias que habitan sobre las riberas del afluente.

La corriente de agua de esta semana superó a la de otros años, pues estuvo a punto de desbordarse y a afectar a más de 50 viviendas con sus habitantes a la altura de la localidad Atoyaquillo, confirmó el alcalde Miguel Castro Rosas.

Debido a los trabajos de limpieza que se efectuaron en el caudal en época de calor, impidió que vecinos de este lugar se inundaran nuevamente como el año pasado, aunque no descartó un riesgo mayor en las próximas semanas, debido a que algunas viviendas se ubican a menos de 30 metros de la orilla del arroyo.

Pese a que por el municipio atraviesan más de 5 afluentes, explicó que el Atoyac es el más peligroso por la fuerza de la corriente que genera, pues en algunas zonas aumentó hasta siete metros su caudal que lo convierte en un río de respuesta rápida que puede generar una contingencia en minutos.

“La zona donde atraviesa el río Atoyac es la más peligrosa, el nivel de agua aumentó más del 50 por ciento de lo normal y las familias son las que peligran, no todas optan por trasladarlas a refugios temporales por temor a que les roben sus pertenencias”, comentó

Recordó que el año pasado en una parte el agua, superó el puente y dejó a cientos de familias incomunicadas, por lo que pobladores solicitaron la apertura de albergues, los cuales se localizan en Paraje Nuevo.

Antonio Arragán

EL MUNDO DE CÓRDOBA