México.- El ombudsman y la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) pidieron hoy darle contexto histórico al caso Nochixtlán, donde el 19 de junio de 2016 murieron ocho personas y un centenar fueron heridos en un enfrentamiento.

Después de un recorrido por Nochixtlán, estas instituciones y la defensoría de derechos humanos de Oaxaca reiteraron su condena a estos hechos que "deben ser interpretados en el contexto histórico y social" de Oaxaca, destacaron.

En la visita al lugar del enfrentamiento, con motivo de primer aniversario del mismo, participaron el ombudsman mexicano Luis Raúl González Pérez, el titular de ONU-DH, Jan Jarab, y personal de la Defensoría estatal de derechos humanos de Oaxaca.

Las instituciones reconocieron las dificultades que han enfrentado las autoridades de procuración de justicia para acceder al sitio del enfrentamiento dada la "falta de confianza" de la población.

Destacaron que obstante estas dificultades, las autoridades deberían "poder identificar las fallas que ocasionaron tal grado de violencia" y reflejarlas en una mejoría de los protocolos de las fuerzas de orden público.

Apuntaron que todo operativo policial debe tener como premisa esencial "el respeto del derecho a la vida e integridad física" y planificado con apego a principios sobre el uso de la fuerza y de armas de fuego.

Reiteraron su decisión de que todo "uso de la fuerza" que cause heridos o muertos sea investigado para deslindar responsabilidades incluyendo la de los mandos superiores involucrados directamente en los hechos.

Los organismos de derechos humanos "exhortan a las autoridades de procuración de justicia a cimentar y concretar su actuación ante la ausencia de resultados de las investigaciones realizadas", sostuvieron.

Las instituciones exhortaron a autoridades federales y estatales "a retomar los esfuerzos de diálogo con las víctimas hasta lograr el pleno acceso de éstas a la salud, a la reparación integral del daño y a la justicia".

El 19 de junio de 2016, un operativo policiaco que pretendía dispersar un bloqueo de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Nochixtlán, en el sureño estado de Oaxaca, dejó un saldo de ocho muertos y un centenar de personas heridas.

EFE

Foto: Reforma