Niño, clave en asesinato de 4
 
 
 
Expediente PDF Imprimir E-mail
Niño, clave en asesinato de 4
Los vecinos velaron a la familia. Del menor no se sabe.

Las autoridades de Michoacán buscan a un menor, único testigo
de la muerte por envenenamiento de los 4 miembros de su familia

Martes, 30 Abril 2013

El Universal

Ziracuaretiro.- En un pueblo pequeño como Ziracuaretiro, Michoacán, la noticia de la muerte masiva de una familia, altera la rutina de todos los vecinos que se aprestan a enterrar y especular el motivo de la tragedia.
La mañana del 25 de abril en la casa de la familia Ponce Ferreira, el gallo cantó antes de las cinco de la mañana. Los jóvenes Humberto y Luis Ángel se levantaron esperando su turno para el baño.
Don Humberto y su esposa María Elena, padres de los muchachos, ya tenían rato de haber empezado el día y se habían levantado de madrugada a ordeñar a sus vacas.
El único que permanecía entre las cobijas era Andrés Alejandro, el más chico de la familia, que tenía que ir a la escuela.
Era un jueves caluroso, sin viento. Todos debían ir a la escuela o el trabajo, pero algo de última hora no embonó. Antes de las 12 del día y sin explicación, los cuerpos de Humberto, Luis Ángel, Don Humberto y María Elena yacían inertes esparcidos por la casa.
El único que no corrió esa suerte fue Andrés Alejandro, de 13 años, que ese día debió ir a la secundaria Vasco de Quiroga, cercana a su casa, pero nunca llegó.
La huerta de aguacates El Pinal es una olla verde, repleta de vegetación y moscos. De las tres hectáreas del terreno, una cuarta pertenecía al matrimonio de Don Humberto y María Elena, que encontraron en el cuidado de la tierra y la ordeña de sus vacas la manera de darles a sus hijos un futuro.
La vivienda de tres piezas de tabicón gris era suficiente para aquella familia en la que doña María Elena, la única mujer, trataba de cooperar con la casa vendiendo leche y quesos, mientras que Don Humberto y los hijos mayores cuidaban la huerta de aguacates.
Luis Ángel y Humberto, de 18 y 21 años, respectivamente, eran los hermanos mayores de Andrés, un muchacho robusto, que a decir de sus vecinos eran una familia unida.
Nadie se explica entonces cómo es que Andrés se asomó a la casa de su tío Filogonio y sólo balbuceó que se iba a Morelia porque su familia estaba muerta y ya no tenía nada que hacer ahí.
Su tío no alcanzó a detener al muchacho que llorando se echó a correr y trepó a una camioneta negra conducida por una mujer no identificada. Don Filogonio corrió a la casa de su hermano Humberto sólo para encontrar la muerte por todos lados.
En la cocina estaba su cuñada María Elena, tirada; en el cuarto, su sobrino Luis Ángel; afuera, de bruces, yacía otro sobrino, Humberto, y su hermano, con un rictus de desesperación en la cara.
El viejo de 63 años dio aviso a las autoridades y después de eso todo fue un mar de preguntas sin respuestas. En la autopsia que le entregaron en el Semefo de Uruapan se lee que sus familiares murieron por envenenamiento causado por una fuerte dosis de fumigante para plantas, ingerido.
También dice que los cuerpos no presentan ningún tipo de violencia física que haga pensar en ataque o forcejeo .
La policía ministerial de Uruapan pensó que se trataba de un suicidio colectivo, pero las circunstancias obligan a pensar que no es así.
En el interior de la casa no falta ni un solo objeto de valor.
Don Filogonio tuvo que reportar a la policía que su sobrino Andrés Alejandro desapareció desde ese día. El jovencito es para todos la clave del misterio de la muerte masiva.
  Compartir  
 
PUBLICIDAD

Escríbenos
Ayúdanos a construir El Mundo de Córdoba envíanos tus quejas, denuncias y comentarios a redaccion@elmundodecordoba.com

PUBLICIDAD

Your are currently browsing this site with Internet Explorer 6 (IE6).

Your current web browser must be updated to version 7 of Internet Explorer (IE7) to take advantage of all of template's capabilities.

Why should I upgrade to Internet Explorer 7? Microsoft has redesigned Internet Explorer from the ground up, with better security, new capabilities, and a whole new interface. Many changes resulted from the feedback of millions of users who tested prerelease versions of the new browser. The most compelling reason to upgrade is the improved security. The Internet of today is not the Internet of five years ago. There are dangers that simply didn't exist back in 2001, when Internet Explorer 6 was released to the world. Internet Explorer 7 makes surfing the web fundamentally safer by offering greater protection against viruses, spyware, and other online risks.

Get free downloads for Internet Explorer 7, including recommended updates as they become available. To download Internet Explorer 7 in the language of your choice, please visit the Internet Explorer 7 worldwide page.

// -->