Ciudad de México.- El PAN en el Senado exigió al Gobierno federal y al PRI en la Cámara de Diputados permitir el desafuero de cinco diputados federales de Veracruz para que enfrenten cargos de corrupción.

Los panistas afirman que no se puede dejar impune a estos legisladores, pues fueron cómplices del ex Mandatario Javier Duarte en el saqueo de las arcas estatales.

El primero en la lista es Antonio Tarek Abdalá, ex tesorero del Gobierno estatal, a quien se le acusa de asignar contratos a empresas fantasma por más de 23 mil millones de pesos.

Adolfo Mota, diputado federal del PRI, que fue Secretario de Educación en la entidad y usó 325 millones de pesos en compañías fantasma y otras inhabilitadas por el SAT, y el pevemista Édgar Spinoso, acusa el PAN, lo aprobó como oficial mayor de la dependencia.

Noemí Guzmán, quien como titular de Protección Civil entre el 2010 y 2015 entregó nueve contratos por 30 millones a la red de empresas fantasma.

Alberto Silva Ramos, legislador priista que fue Secretario de Desarrollo Social y firmó contratos hasta por 243 millones de pesos con la red de compañías fantasma.

Además, el diputado local por Nueva Alianza, Vicente Benítez González, que fungió como tesorero en la Secretaría de Finanzas con Duarte, señalado como parte de la red de corrupción del ex Gobernador.

“No queremos que haya ni un pequeño resquicio de duda o sospecha de una probable protección a esta mujer, ni tampoco que desde el Gobierno federal se proteja a priistas vinculados a este grupo de mafia”, apuntó la senadora Mariana Gómez del Campo.


Agencia Reforma