Guatemala.- El ex secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, en prisión preventiva de un año en el penal de Pacho Viejo por los delitos de tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito, delató a su ex jefe Javier Duarte de Ochoa y al entonces tesorero de la Secretaría de Finanzas y Planeación, Tarek Adbalá, por el desvío de recursos de educación, salud, campo y seguridad.

Durante la audiencia de este miércoles en el Tribunal Quinto de Sentencia en Guatemala, donde el ex gobernador Javier Duarte está detenido desde el sábado pasado, por los delitos de delincuencia organizada y uso de recursos de procedencia ilícita, se leyó la declaración que hizo ante autoridades federales.

En la declaración obtenida por el gobierno federal el 13 de diciembre del 2016, Bermúdez Zurita señaló que a mediados del 2014 recibió una llamada telefónica del entonces tesorero Tarek Abdalá, quien le dijo que por instrucciones de Duarte a partir de esa fecha todos los programas y recursos federales recibidos, serían transferidos directamente a la SSP.

Luego tendría que regresarlos a la Tesorería del estado y otras cantidades se tendrían que pagar a diversos proveedores, -prestanombres y empresas fachada-.

Según el testimonio de Bermúdez Zurita, este sistema también funcionaba en las secretarías de Salud, Educación y Desarrollo Agropecuario, Rural y de Pesca (Sedarpa).

Bermúdez afirmó que en un inicio se negó a realizar lo ordenado, sin embargo Tarek le señaló que se trataba de una instrucción directa del gobernador Javier Duarte.

El ex secretario ahora preso, confirmó también que Duarte era propietario de inmuebles como un condominio de lujo ubicado en el sexto nivel de la torre Pelicano, en Boca del Río, el rancho El Faunito, en Fortín de las Flores, y un departamento en Campos Eliseo 71 BIS, en la colonia Polanco de la Ciudad de México.


Agencia AVC