La Interpol y la Policía del Ministerio del Interior de España detuvieron ayer en la ciudad de Cabrils, Barcelona a Javier Nava Soria, el contador que utilizó Javier Duarte para operar la red de empresas "fantasma" usada para desviar y lavar más de 439 millones de pesos del erario de Veracruz.

Nava fue detenido con base en la ficha roja librada por la Interpol y con fines de extradición a México, fundada en la orden de aprehensión librada por un Juez de Distrito Especializado en el sistema penal acusatorio del Reclusorio Norte por lavado de dinero y delincuencia organizada.

Según el Tratado de Extradición y Asistencia Mutua en Materia Penal entre México y España, el gobierno mexicano tiene 45 días para formalizar la solicitud de extradición.

Una vez presentada la petición formal de extradición, las autoridades españolas recibirán la documentación y la presentará ante el juez competente, quien citará a audiencia para resolver en términos de la legislación de aquel país.

En el momento en el que el juez considere procedente la extradición del reclamado, turnará el expediente al Ministerio de Relaciones Exteriores, en donde se realizará el trámite correspondiente para su entrega a las autoridades mexicanas.

II AGENCIAS

Foto: Depositphotos