El obispo de la Diócesis de Córdoba, Eduardo Patiño Leal, pidió la intervención de la Federación para diseñar nuevas estrategias de seguridad que frenen la ola de asesinatos y violencia que hay en Veracruz.

“Urge que la Federación, el estado y los municipios encuentren nuevos caminos para poder detener esta violencia constante. Algunos están expuestos por ser periodistas y urge que se conozcan los culpables para que no se siga dando la muerte de personas”.

El obispo lamentó el asesinato del periodista Ricardo Monluí Cabrera y pidió que pronto se pueda detener a los culpables del crimen. Llamó a respetar la vida.

El prelado calificó también como una vergüenza la aparición de fosas clandestinas en el puerto de Veracruz. “Es una vergüenza nacional, para el país y para Veracruz, el hecho de que se hayan encontrado fosas, que tengamos cementerios que desconocíamos sus paraderos y esto es muy lamentable”.

Expresó que como gobierno es preciso que se instrumenten estrategias para castigar a los culpables y evitar que se sigan dando estas situaciones lamentables.

“La Federación deberá dotar de recursos al estado para realizar las pruebas de ADN adecuadas, controladas científicamente para que no se esté engañando a las mamás de los desaparecidos”.

Dada la situación de desfalco, abundó, tiene que ser la Federación quien destine un fondo para lograr identificar a las personas ahí sepultadas.


II Noé Carrillo Molina

El Mundo de Córdoba