Este domingo será un día triste para quienes perdieron a su padre. Es el caso de Lucio Andrés López Alvarado, quien desde ayer a las 9 horas daba mantenimiento a la tumba de su padre, colocó azulejos y revocó la tumba. “Esto lo tuve que comprar yo, porque me cobraban mil 500 pesos y no los tengo”, dijo.

Andrés es habitante de la colonia Buenavista, en estos momentos es desempleado. Desde el nuevo patrón municipal hace labores de albañilería. Con música en su celular recuerda a su padre: “Mi madre lloraba anoche porque no había quien limpiara la tumba, no tengo para un taco ahorita, mi mamá es diabética y ya no oye de un oído, por eso vine a la tumba de mi padre a colocar el azulejo, quitar la hierba y darle una pintadita”, relata entre llanto Andrés.

Cuenta que a pesar de sufrir alcoholismo, su padre Raúl López Cruz, fallecido a los 65 años, fue una persona responsable. Recuerda que eran humildes y con el problema de la bebida de su papá en los últimos días había que ir a buscarlo y levantarlo por su estado. “Cuando tuvimos su pérdida todo mundo le lloró, de los siete hermanos sólo yo me acuerdo a limpiar su tumba, y más ahorita que no tengo trabajo por mi edad, me regalaron un refresco, por que me cobran mil 500 pesos por poner azulejos”, dijo mientras recubría la tumba con cemento.

Por su parte, Héctor Hernández cuenta que su padre, don Manuel Hernández Hernández, falleció en 1994 a causa de diabetes, “nos enseñó a trabajar y vivir, es más dado a celebrarse en familia y con los vivos a veces, vengo de una vez porque mañana tengo trabajo en el campo. Recuerdo de sus enseñanzas porque también se dedicaba al campo y comerciante, no fue a la escuela y sólo estudió hasta tercer año de primaria, De los tres hermanos que éramos sólo quedo yo”, platica.

Para algunos trabajadores del panteón este día es poco visitado; consideran que ha ido menos gente a recordar al padre en comparación con el Día de la Madre. La Coordinación de Panteones Municipales informó que no hay preparativos para festejar este día, debido a la poca presencia de visitantes.


Con información de Alejandro Aguilar