Unas 200 cabezas de ganado pertenecientes a integrantes de la de Córdoba fueron vacunadas contra el derriengue y brucelosis o rabia bovina, cuya incidencia de casos se da en los meses de abril y mayo.

El presidente de la agrupación, José Toribio Tress Zilli, afirmó que a pesar de la ayuda otras 100 reses quedaron sin la vacuna, por lo que están expuestas a contraer esta enfermedad.

“Tuvimos la junta en febrero, gestionamos la ayuda y recibimos 200 vacunas contra el derriengue y brucelosis. Cada año se vacuna lo poco que tenemos de ganado bovino aunque las dosis no son suficientes”.

Aunque el año pasado se registraron 10 casos de brucelosis en todo el estado de Veracruz y en la zona unos seis ataques de murciélagos en la región que comprende Fortín, Amatlán, Cuichapa, Atoyac, Córdoba, Huatusco y Coscomatepec, al momento no se han reportado casos de animales enfermos.

“Las dosis son transportadas desde Veracruz en unos termos que se usan para resguardar el semen. Los apoyos son otorgados directamente por la Confederación Nacional Ganadera y no tienen ningún costo”.

Trez Zilli expresó que municipios de la región centro son altamente vulnerables al contagio por rabia y derriengue, por las innumerables cuevas que existen. En octubre del 2010, considerada la etapa más crítica de la enfermedad, se suscitó un brote de derriengue en la localidad de San José El Grande, Yanga, lo que originó la muerte de por lo menos 4 animales.

La brucelosis es una enfermedad bacteriana que ataca el ganado bovino y porcino. Generalmente les provoca abortos, retención de placenta o procreación de crías débiles.



Noé Carrillo Molina

El Mundo de Córdoba