Blade Runner: 2049, secuela de la película de ciencia ficción y neo noir de 1982, no es ningún capricho de sus creadores, ni un "replicante" de la original, aseguró su elenco."Denis (Villeneuve, el director) siempre lo ha dicho: ha partido en todo momento desde el respeto y admiración total hacia el trabajo que hizo Ridley Scott (realizador de Blade Runner). Pero él es otro tipo de director y ésta, una historia totalmente nueva. "Honramos la original, pero lo que hacemos es expandir la idea, el concepto, el mensaje", opinó en entrevista Ana de Armas, una de las estrellas del filme a cargo del creador de la nominada al Oscar, La Llegada y Sicario.El largometraje de 2 horas 43 minutos de duración, con música de Hans Zimmer y fotografía de Roger Deakins, el cual ya puedes disfrutar en tu cine favorito, ha sido saludada como una obra maestra por crítica especializada. Fue rodado en Budapest con unos 150 millones de dólares y se ubica en una futurista y caótica ciudad de Los Ángeles en 2049, tres décadas después de la primera historia.El protagonista es K (Ryan Gosling), un detective "blade runner", encargado de dar caza a replicantes rebeldes, seres creados por la Corporación Tyrell a imagen y semejanza del hombre, y utilizados como fuerza de trabajo.Tras descubrir un misterio que podría poner en jaque a toda la sociedad, su odisea lo llevará hasta Rick Deckard (Harrison Ford), el "blade runner" del primer filme, desaparecido por 30 años."Tenerlos en el set a los dos era como un poco surrealista. Pero se aprende mucho de ellos. Son tan profesionales y trabajadores que no hacen más que hacerte más fácil tu trabajo y, al mismo tiempo, retarte y hacerte que estés a ese nivel", destacó De Armas, quien da vida a Joi, amante de K.Rutger Hauer encarnó en la historia original al villano, Roy Batty, un líder replicante que pronunció uno de los soliloquios más famosos del séptimo arte ("He visto cosas que no creerías. Atacar naves en llamas más allá de Orión..."). Ahora es turno para Jared Leto y su Niander Wallace, un invidente creador de replicantes mejorados que, asegura en pantalla, jamás se atreverían a levantarse contra los humanos.Blade Runner desconcertó a la crítica en su época y fue un fracaso en taquilla al hacer en cines, en su estreno en Estados Unidos, poco más de 6 millones de dólares. Pero, con el paso del tiempo, se convirtió en un fenómeno de culto por su planteamiento estético, carga filosófica, su lectura simbólica y sus reflexiones sobre el alma, la muerte y lo que significa ser humano.A los actores de Blade Runner 2049 no les quedó más que preguntarse de qué lado se pondrían si llegara un panorama como el de la ficción."Pienso que tanto replicantes como humanos juegan grandes papeles en la sociedad, en ese futuro. Los dos merecen vivir", opina De Armas.

Agencia Reforma