Chocamán.- Habitantes del municipio denunciaron la presencia de empresas consideradas “fantasma”, las cuales llegan a enganchar a jóvenes para trabajar en los estados del norte de la República Mexicana, les piden dinero para tramitar documentación y luego huyen sin darles nada.

Indicaron que estás empresas reclutan personas a las que les piden una “fianza”- dinero- para asegurar su estancia en el trabajo que ocuparán como jornaleros, con la promesa de obtener sueldos elevados, pero finalmente son abandonados en el camino o ya no los vuelven a ver.

Luego de que en el primer cuadro de la ciudad han aparecido carteles pegados en fachadas de casas en los que se ofrece empleo bien remunerado en estados del norte, habitantes de las comunidades de este municipio, alertaron por posibles fraudes, ya que algunos han resultado engaños y dejados a mitad del camino, por lo que tienen que pedir ayuda a sus familias para regresar del lugar donde fueron abonados.

“Ya nos han engañado, la gente ya no cree en esos anuncios de trabajo, luego te piden dinero y te dejan a mitad del camino, pero aún así sigue cayendo la gente, porque piensan que tendrán un mejor lugar de trabajo que el campo, pero no es así, nada más vienen a estafarnos”, señaló un joven de la comunidad de Tetla, mientras observaba uno de los carteles colocados en el centro de cómputo del parque y quien también fue víctima de este tipo de abuso.

Señalaron que la falta de empleo en la zona es aprovechada por sujetos desconocidos para quitar el dinero a la gente que trabaja en el campo y busca opciones laborales que le sean mejor pagadas para sostener el gasto de su familia, ya que la mayoría son jóvenes padres que al no contar con estudios superiores, se han visto en la necesidad de emigrar a otros estados o fuera del país para conseguir mejores opciones laborales.

Expresaron que la mayoría de las empresas que han venido a promocionarse lo hacen a través de un representante, quien les promete mejores trabajos en ciudades del norte empleándolos como albañiles, jardineros o jornaleros, pero en la mayoría de las ocasiones les piden dinero por adelantado para asegurar el trabajo y el hogar donde llegarán, situación que después resulta falsa y teminan abandonándolos o no regresan por ellos.


Sergio Arcos

EL MUNDO DE CÓRDOBA