Región.- La tormenta tropical Katia empeoró las condiciones de las carreteras de la zona centro, pues se formaron baches hasta de seis metros de largo por cinco de ancho, al menos en el tramo Omealca, Cuichapa y Amatlán, se registra una afectación por cada cinco metros.

A través de un ejercicio realizado por El Mundo, se midió la profundidad y ancho de algunos hoyos de las principales carreteras de la región y se constató que superan los 40 centímetros de altura por cinco metros y medio de largo, lo cual significa un riesgo para los automovilistas, debido a que cuando llueve no son visto a larga distancia, además de que dañan amortiguadores, suspensión y neumáticos de sus unidades.

A la altura del Libramiento de Amatlán, apareció una laguna que inundó el paso, según vecinos, diariamente dos o tres vehículos registran afectaciones al caer en el enorme bache que provoca la ruptura de llantas y rótulas de vehículos.

“Todos los días salen autos dañados, algunos no conocen la carretera y rompen las llantas, es normal que los llegue a sacar un tractor o les cambien las llantas por destrozarlas”, indicó una vecina.

A la altura de Torrecilla, la carretera estatal a Paso del Macho, ocurrió algo similar, sin embargo, en este tramo resultó imposible medir la distancia de los baches, debido a que el asfalto desapareció y el camino registra hoyos hasta de 30 centímetros de altura.

“Aquí no hay nada que medir, en este lugar no hay carretera, tenemos brechas”, gritó un automovilista desde su unidad, al intentar pasar por un venero de agua que rompió la calle y formó un socavón.


Antonio Arragán

EL MUNDO DE CÓRDOBA