Fortín.- Pese a que deteriora la imagen urbana de la entrada al municipio, una tienda de cobertores instala su mercancía y acaba con la armonía visual de la glorieta principal, vecinos exigieron a las autoridades municipales le prohíba exhibir de esa manera sus productos.

Entre el mural que recientemente fue pintado y proyecta la historia de su gente y a un costado los floricultores que son el atractivo del municipio, se observa un comercio que afecta la imagen del municipio, denunciaron vecinos quienes a pesar de encontrarse en propiedad particular, exigieron al Ayuntamiento regule al establecimiento para recuperar el embellecimiento urbano.

Vecinos del lugar, evidenciaron que exhibir mercancía como si fuera “tendedero” de ropa, genera un retroceso para este sitio en el que se ha trabajado en la rehabilitación de la glorieta donde se encuentra la imagen de la Virgen de Guadalupe y se realizaron trabajos de jardinería.

“La mayoría no habla ni exige, la realidad es que ese negocio coloca tendederos de colchas y cobertores que afean la entrada de Fortín”, opinó un vecino que se unió a la exigencia para regular ese establecimiento.

Otro de los inconformes opinó que mientras las autoridades locales no reordenen ese establecimiento y le prohíban exhiba su mercancía que afecta el paisaje de entrada al municipio, consideró que Fortín no crecerá en imagen urbana y los visitantes se llevarán una mala impresión de un municipio atrasado.

“Empezó como un negocio normal y ahora se extendió, deben ponerle un alto para no mostrar sus mercancías de esa manera, no está en zona de tianguis”, reclamó otro de los inconformes que se unió a la lista de vecinos que exigieron la intervención de Comercio Municipal para regular ese establecimiento que atenta contra la imagen urbana.


Antonio Arragán

El Mundo de Córdoba