Fortín.- Un grupo de padres de familia de la escuela primaria ‘Cándido Aguilar ‘ tomó las instalaciones para pedir la destitución del director Ignacio de Loyola Pintor Navarro, a quien acusaron de prepotente y de no permitir la entrada de un docente para que atendiera al grupo de tercero ‘B’.

Argumentaron que los alumnos del grupo ‘B’ estaban sin clases desde el inicio del ciclo escolar, por lo que reprobaron la decisión del director.

Alrededor de las 7:30 de la mañana de este martes, casi 30 tutores del grupo de tercero ‘B’ se plantaron afuera del plantel, con mensajes de protesta escritos en cartulinas, exigieron la destitución del director, acusándolo de un mal comportamiento hacia los padres de familia, nula gestión para mejorar condiciones de la escuela y preferencia con algunos maestros.

La entrada a los estudiantes quedó restringida, en tanto la calle fue cerrada a la circulación en donde se colocaron las mochilas de los alumnos para impedir el paso de vehículos, las puertas de la escuela también fueron cerradas con candados hasta que autoridades educativas hicieran acto de presencia para dar solución a la falta de maestro.

Lucía García Arcos, presidenta de la Mesa Directiva de la escuela General Cándido Aguilar, apuntó que el problema principal que presenta en la escuela es la falta de un profesor para el ‘tercero B’, pues que desde el año pasado una maestra se jubiló, posteriormente les mandaron a un maestro para que cubriera por dos ciclos escolares y ahora lo dieron de baja.

Durante tres semanas los menores no han tenido clases, afectado directamente en su educación, por lo que pidieron la destitución del director, Ignacio de Loyola Pintor Navarro, a quien señalaron de no hacer su trabajo, de ser prepotente, además lo señalan de condicionar el pago de 200 pesos de taller de Computación para que los niños puedan entrar a la escuela.

Despues de casi tres horas de manifestación, al lugar se apersonaron trabajadores de Educación, el director del plantel y una docente más, misma que fue presentada como maestra de ‘tercero B’ y que se hará cargo del grupo conformado por 21 alumnos, hasta que concluya el ciclo escolar.

Así, a las 11:30 horas el platón fue levantado y las puertas abiertas, los padres ya no insistieron en pedir la destitución del director de la escuela.


Fidel Urbano G.

EL MUNDO DE CÓRDOBA