México.- El desempleo en México cayó al 3,3 % en el último trimestre del 2017, un excelente resultado que, pese al avance en la formalización de empleos, no esconde que el país todavía tiene enormes retos en materia de salarios e informalidad.

En el período octubre-diciembre del pasado año, la tasa se ubicó en el 3,3 % de la Población Económicamente Activa (PEA), dato inferior al 3,5 % del mismo período de 2016, según dio a conocer hoy el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De esta manera, la población desocupada sumó 1,83 millones de personas, una reducción de cerca de 80.000 personas frente a 1,91 millones de desempleados registrados al cierre del pasado año.

"Una lección importante del Inegi es que realmente el mercado laboral no se ha recuperado tan significativamente como pueden mostrar las cifras de empleo formal", dijo a Efe el analista del Grupo Financiero Banorte Alejandro Cervantes.

Desde que comenzó la Administración de Enrique Peña Nieto, a finales del 2012, el país ha logrado crear alrededor de 3,1 millones de empleos formales, celebró esta semana el titular de Hacienda, José Antonio González.

El resultado es positivo y, en parte, se debe a la transición de personas del empleo informal al formal, explicó Cervantes, pero no por ello implica un incremento radical en la fortaleza del mercado laboral.

El país creó 661.838 puestos de trabajo en 2017, hasta los 52,9 millones de personas, aunque en la economía informal se emplearon 30,2 millones de personas ó el 57 % de la población ocupada, solo 0,2 puntos porcentuales menos que en el último trimestre del 2016.

De la población ocupada, en el último trimestre del año, el 60,5 % se concentró en el sector servicios, el 25,6 % en la industria manufacturera, el 13,3 % en las actividades agropecuarias y el restante 0,6 % no especificó su actividad económica.

El sector de la construcción marcó un "retroceso importante" por la "incertidumbre" hacia el futuro de México y la fuerte contracción del gasto público, afirmó el analista.

Paradójicamente, la inquietud generada por las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se vieron reflejadas en una mayor creación de empleos en el sector de la manufactura, pues importadores de Estados Unidos aumentaron la demanda anticipándose a una posible imposición de aranceles.

Por su parte, el secretario de acción política de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Fernando Salgado, atribuyó el descenso del desempleo a las políticas que han alentado la ocupación y celebró las estrategias puestas en marcha para formalizar el empleo y dar facilidades para que emprendedores tengan seguridad social.

No obstante, expresó preocupación por el número de trabajadores en la informalidad, apostó por una mayor fiscalidad y facilidades para que los comerciantes que hoy son informales pasen a ser contribuyentes, y remarcó que se deben atacar fenómenos como la piratería o la venta de productos robados.

Pero, sobre todo, se mostró preocupado por el bajo salario de los mexicanos. El país tiene uno de los salarios mínimos más bajos de América Latina, y actualmente se ubica en los 88,36 pesos diarios (unos 4,7 dólares).

"Se tiene que dar una expansión del salario", indicó Salgado, que apostó por "fortalecer el mercado interno" y así impulsar el consumo privado, para que México sea más que un país exportador.

Sin entrar a debatir sobre cuál debería ser el salario mínimo o justo para detonar este mercado interno, resaltó que los trabajadores deberían ser retribuidos conforme a su productividad.

Con los datos dados a conocer hoy, México logra su mejor registro en más de una década y anota cifras muy similares a las del inicio del registro del Inegi con una nueva metodología en 2005.

La tasa de paro en el conjunto de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) bajó una décima en diciembre para situarse en el 5,5 %, lo que significa que quedó por debajo del nivel que había antes de la crisis, por primera vez desde abril de 2008.

Dentro de este grupo de países, México se ubica entre las naciones con una tasa de desempleo menor, sólo por detrás de República Checa, Japón e Islandia. EFE