México.-La Procuraduría capitalina (PGJ) confirmó este martes que tienen abiertas cuatro carpetas de investigación por las "Goteras VIP".

REFORMA dio a conocer que se trata de tres mujeres que enganchan a hombres de alto poder adquisitivo y los drogan en sus apartamentos para después saquearlos.

El acercamiento se hace a través de la aplicación para concretar citas Tinder.

Guillermo Terán Pulido, Subprocurador de Averiguaciones Previas Desconcentradas, señaló que las cuatro indagatorias corresponden a la Delegación Miguel Hidalgo y que hasta ahora no hay arrestos.

"Empieza el contacto en una aplicación y se quedan de ver en un lugar determinado, y de ahí se trasladan a los domicilios de las víctimas. Éstas refieren que después de estar conviviendo 20 o 30 minutos pierden el conocimiento y al despertar les faltan pertenencias.

"Lo importante es generar un contacto externo para que sus familiares o amigos (de los que usen la aplicación) tengan conocimiento del lugar donde van a estar y evitar o minimizar el riesgo a su integridad física", alertó Terán Pulido.

Recalcó que hasta ahora ninguno de los denunciantes han fallecido ni presentado secuelas provocadas por la sustancia suministrada por las sospechosas.

Adelantó que con base en estudios histopatológicos se podrá conocer qué tipo de sustancia es la usada por las "Goteras VIP" para sedar.

La primera denuncia es del 12 de agosto pasado, cuando un alto ejecutivo de una empresa alemana conoció a una chica en Tinder.

Luego de varios días de conversaciones, se citaron en el restaurante La Buena Barra, ubicado en el 124 de Aristóteles, en Polanco, consta en el expediente FMH/MH-4/UI-2S/D/2918/08-2017.

En punto de las 22:00 horas, la mujer arribó pero acompañada de otras dos. Aproximadamente a las 12:30 horas, la víctima y las tres jóvenes decidieron ir al departamento de él, en la Colonia San Miguel Chapultepec.

En un momento dado, el hombre se desmayó y cuando despertó comprobó que le robaron su coche, dinero y tarjetas bancarias.

Quince días después, la PGJ recibió otra denuncia.

Esa vez por parte de un joven de 25 años de edad, el cual manifestó haber conocido a tres mujeres en el bar Don Quintín, en la Condesa.

Sucedió lo mismo: fueron a su departamento y luego de un rato se desmayó. Al volver en sí se dio cuenta que le habían robado computadoras y dinero.

Reforma