Ciudad de México.- Del monto total de estímulos fiscales otorgados por el Gobierno federal en 2017, el sector transporte recibe la mitad, con un monto total de 26 mil 328 millones de pesos.

Pese una caída real anual de 12.5 por ciento del monto por estímulos fiscales para el sector transporte, correo y almacenamiento, esta actividad económica es la que mayores recursos atrae por concepto de estímulos fiscales, que al cierre del año pasado fue equivalente a 49.70 por ciento del total para más de 20 sectores.

Sin embargo, la participación de los transportes dentro de los apoyos gubernamentales no siempre ha aumentado drásticamente en los últimos tres años, impulsada en gran parte por los estímulos aplicables a los combustibles para los transportistas.

Según la Secretaría de Hacienda, de 2016 a 2017, el total de gastos fiscales, que incluye además de estímulos, subsidios, facilidades y otros apoyos, tuvo un incremento importante debido a la implementación del estímulo fiscal al diesel.

"Dichos estímulos han sido otorgados en el contexto de la transición de los mercados de las gasolinas y diesel a mercados flexibilizados donde participan nuevos integrantes y sus precios se determinan en condiciones de mercado", señala el Presupuesto de Gastos Fiscales 2017.

Al cierre de 2013, el total por estímulos fiscales para el sector transporte fue de 4 mil 266 millones de pesos, lo que en ese año representó 8.77 por ciento.

Durante ese año, el sector predominante era el orientado a las actividades de Gobierno y de organismos internacionales y extraterritoriales con 46 por ciento del total.

El estímulo para el sector transporte de 2013 es menos de una quinta parte del monto registrado en 2017.

En los años siguientes, el sector transporte ganó la atención de este apoyo gubernamental, que si bien es impulsado por su enfoque al consumo de combustible cuenta también con otros elementos, como el estímulo para el uso de autopistas.

El estímulo por diesel a través del acreditamiento del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios, mientras que el de uso de autopistas se da por la acreditación de hasta 50 por ciento de las cuotas de peaje.

Según la misma definición de Hacienda, un estímulo fiscal es una medida de carácter tributario a través de la cual los contribuyentes obtienen un beneficio, con lo que se busca promover o estimular una conducta o una actividad.

De acuerdo con la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar), los estímulos fiscales por adquisición de diesel como combustible, así como los de cuotas de peaje son un gran beneficio para los contribuyentes de este sector.

Pero la Cámara señala que para ser acreedores de éste e implementar políticas adecuadas para su control y efectivo acreditamiento, los contribuyentes deben estar pendientes y conocer las disposiciones y requisitos

Agencia Reforma