Ciudad de México .- Mientras que en el sistema educativo de Pakistán está arraigada una cultura de odio a Occidente y fanatismo religioso, un grupo de caricaturistas lucha porque los niños opten por educación y ser críticos en lugar de extremistas.

"¿Qué es esta enfermedad?", pregunta Gauher Aftab, uno de los creadores en CFX Comics, a través de los cuales buscan generar tolerancia y una inclinación por la educación en lugar del yihadismo.

"Es esencialmente la injusticia y la impotencia. En el momento en que nace una persona en el tercer mundo, se dan cuenta de que sus vidas no valen nada, que el contrato social no existe ahí", agrega Aftab a Foreign Policy.

El jefe de Ciencias Sociales del Instituto de Administración de Negocios de Karachi, Faiza Mushtaq, señaló que la ideología que se le mete a la cabeza a los niños en el sistema educativo de su país se encuentra en todas partes, y nada más es necesario ver los libros de texto para darse cuenta de eso.

"Estos niños no nacieron para odiar. Necesitamos pescarlos rápido", declaró Imran Azhar, otro de los creadores de series animadas y cómics que buscan luchar contra el radicalismo en Pakistán.

Estos trabajos dedicados a alejar a los niños del extremismo y redefinir conceptos que han sido tomados por los yihadistas incluyen temas de corrupción, fanatismo, abuso de las autoridades, militares, empoderamiento de la mujer y, ante todo, el fomento del criterio y educación.

Por ejemplo, uno de los casos de éxito más grandes para el colectivo es "Burka Avenger", una serie que muestra de día a una maestra que da clases en una escuela, pero de noche sale y combate al crimen y corrupción con libros y plumas, velando su identidad con una burka.

Mientras que la serie, número uno en la televisión para niños a nivel nacional, recibe críticas por mostrar a una mujer en una burka en lugar de liberarla de un símbolo que algunos definen como de opresión, el creador, Haroon Rashid tiene otra manera de ver las cosas.

"Yo solía imaginar que cualquiera que viera usando una burka era oprimida", dice Rashid, "solía decir: 'disculpe, ¿acaso su padre la hace vestir eso?' Y ellas me dirían: 'no, lo odia. Es mi elección. Es mi manera de mostrar mi fe.'"

Otra serie es "Team Muhafiz", la cual relata las aventuras de un grupo de detectives que encaran problemáticas nacionales como las mafias, narcotraficantes, contaminadores y hasta los horrores de ataques de ácido para desfigurar rostros.

Los detectives insisten en que les paguen con libros y no con dinero, para hacer énfasis en la importancia de la educación; y al mismo tiempo, cada personaje representa a los sectores étnicos y religiosos más importantes del país, para tratar de incluir lo más que puedan, informa Foreign Policy.

Como estas existen más productos, como "Haider", donde se enfocan en redefinir la idea de la vida militar y el concepto de Jihad; o "Paasban", una serie de cómics que relatan la vida y el reclutamiento de los milicianos extremistas.

Además está "Quaid Say Bateeim", otra serie que promueve el pensamiento crítico -para contrarrestar cualquier imposición ideológica- donde confronta en sueños los dilemas morales que le plantea el fundador de la nación.

Esta última serie fue creada por Daniyal Noorani, quien siempre coloca a la protagonista ante la elección de una cosa o la otra, pero nunca una de estas es impuesta.

"Quaid Say Bateeim" fue la serie número uno al aire el año pasado, y hoy, "Burka Avenger" lleva cuatro temporadas, es transmitida por Nickelodeon y ganó un Premio Peabody en 2013.

Nickelodeon planteó la posibilidad de hacer una adaptación para los estados Unidos, sin embargo, ante la creciente tensión con los musulmanes en Estados Unidos, y Naroobi señala a Trump, al final el creador prefirió no aceptar la propuesta.

Reforma