Washington.- Los dispositivos utilizados por el asesino de Las Vegas para transformar rifles semiautomáticos en fusiles automáticos podrían estar ya en manos de criminales mexicanos.

Así lo advirtió ayer el senador demócrata Richard Blumenthal, en referencia a las "bump stock", conocidas como culatas de recambio en español y las cuales son comercializadas legalmente por internet.

"Es muy probable que ya estén (en México). Son legales en Estados Unidos y es por eso que necesitamos la legislación que las prohiba", afirmó a Grupo REFORMA Blumenthal, uno de los impulsores en el Capitolio a prohibir la venta y posesión de los dispositivos.

Disponibles para diversos tipos de rifles, las culatas de recambio son populares entre los aficionados a los fusiles semiautomáticos, pues incrementan sustancialmente la cantidad de balas disparadas que dichas armas pueden realizar: de 60 a 400 por minuto.

Aunque la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, en inglés) publica registros sobre el tipo de armamento decomisado en México, no existen datos sobre este tipo de dispositivos.

"La información que tenemos de armas traficadas a México no incluye ese nivel de detalle. Sin embargo nos sorprendería que estos dispositivos estén siendo usados en México", dijo a REFORMA Felicia Feingersch, vocera de Violence Policy Center (VPC) organización que impulsa mayor control.

De acuerdo con los datos más recientes de la ATF, tan sólo para el año 2016 el porcentaje de las armas provenientes de Estados Unidos que el País presentó para su rastreo luego de ser decomisadas en México superó el 68 por ciento, y una cuarta parte de ellas se trataba de fusiles de alto poder.

Con sólo recuentos anecdóticos en la prensa, la presencia de dispositivos para transformar rifles semiautomáticos en armas automáticas -como las culatas de recambio- no está bien documentada por las autoridades.

Sin embargo, un estudio presentado en enero de 2016 por parte de la Oficina de Rendición de Cuentas del Capitolio (GAO, en inglés) asegura que los grupos del narcotráfico mexicano prefieren fusiles semiautomáticos para poder ser transformados en armas automáticas.

Doce de los 23 rifles que Stephen Paddock tenía en su habitación de hotel habían sido alterados, lo que le permitió disparar más rápido al público congregado en un concierto al aire libre frente a su hotel.

Paddock provocó así la mayor masacre con un arma de fuego en la historia moderna de Estados Unidos: 59 muertos.

Reforma

Foto: EFE