Barcelona.- El banco Sabadell decidió ayer sacar su sede social de Cataluña y lo mismo estudia la Caixa Bank, institución bancaria más importante de la autonomía y la segunda de España.

La medida se adoptó ante la amenaza de una declaración unilateral de independencia por parte del Gobierno catalán y para no perder el paraguas del Banco Central Europeo, ya que su nuevo domicilio fiscal estará en Alicante, Valencia.

Los cambios de sede no afectan la operación bancaria pues son de índole administrativo, y la estructura de personal, así como las sedes inmobiliarias, continuarán en Cataluña.

La Caixa Bank, que es el ícono financiero catalán, resolverá este viernes la posibilidad de imitar al Sabadell -que resintió la pérdida accionaria en la caída de la Bolsa de España del miércoles- y llevar su sede social a Palma de Mallorca.

Además, el Gobierno de Mariano Rajoy prepara un decreto de ley para facilitar los traslados de este tipo sin tener que pasar por una asamblea de accionistas, como lo exigen los estatutos de Caixa Bank.

El vicepresidente del Govern catalán, Oriol Junqueras, quien oficia como "Conseller" de Economía dijo ayer que no cree que se produzca una huida de empresas.

Fuentes de los principales bancos en la plaza catalana, citados por la prensa, aseguran que hasta el momento no se observan indicios de fuga de capitales.

Agencia Reforma

Foto: Depositphotos