Coatzacoalcos, Ver.- La coordinadora del Movimiento Migrante Mesoamericano (MMM), Martha Sánchez Soler, denunció un repunte en el secuestro de indocumentados en Veracruz y Tabasco.

En conferencia de prensa tras el arribo de la 13 Caravana de Madres de Migrantes Mesoamericanos, dijo que muchas de las víctimas han sido privadas de la vida porque sus familiares no lograron pagar los rescates o pasaron a las filas de la delincuencia organizada.

“Estamos hablando de una posible desaparición porque muchos de los secuestros terminan o en muerte porque el migrante o no pudo pagar o no quiso colaborar, o en reclutamiento forzado para el crimen organizado y los encontramos en los laboratorios clandestinos, las siembras, los cultivos o en el narcomenudeo, halconeando, por todos lados vemos que reclutan a migrantes”, expresó.

La activista recordó que este problema inició desde hace varios años en Veracruz con las desapariciones múltiples y aseguró muchos de los migrantes están sepultados en fosas clandestinas. Prueba de ello, sostuvo, es que hace una semana fue encontrada por los colectivos de búsqueda la credencial de una persona de origen chileno.

“Si se hicieran realmente todas las pruebas de identidad de las osamentas que se encuentran, encontraríamos muchísimos migrantes en esto”, apuntó.

Sánchez Soler lamentó que la violencia contra los migrantes continúe en la entidad veracruzana y advirtió que no hay señales claras de que la situación vaya a mejorar con el cambio de administración, pues consideró que las autoridades son cómplices.

“No sabemos qué es lo que va a pasar en el estado porque no hay señales claras de lo que el nuevo gobierno planea hacer con los migrantes, lo que si queda muy claro es que nadie ha querido resolver el problema de los migrantes en tránsito”, manifestó.

La coordinadora del MMM también reprochó la política migratoria del país, pues calificó como una represión a los indocumentados en lugar de hacerlo con los criminales.

Destacó que el panorama no es alentador, pues las autoridades apuestan a contener la migración y no a resolver los problemas en los países de donde salen los viajeros.

“Lo único que hacemos es generar más negocio para el crimen organizado y entregarle en bandera de plata la administración de los flujos migratorios. El crimen organizado controla absolutamente todo el tráfico en la frontera, nadie sale ni nadie entra sin la autorización del crimen organizado y por supuesto sus cómplices”, agregó.

AVC