Desde la reactivación de los operativos de alcoholimetría, la Cruz Roja disminuyó de 5 atenciones por accidentes, ocasionados por conductores en estado de ebriedad, a 1 caso por fin de semana, aseguró el director de la corporación, Jorge García.

Mencionó que cada servicio a la Cruz Roja le cuesta entre 800 y mil pesos, entre material de curación, desgaste de unidades y horas.

Sin embargo, el director de la Benemérita mencionó que las colisiones en las que se ven implicados taxistas se mantienen entre 1 y 2 casos diarios, debido al exceso de velocidad o por no respetar los señalamientos.

“Desde que reactivaron el alcoholímetro disminuyó la atención por personas que manejan en estado de ebriedad. Antes el fin de semana se atendían cinco accidentes, pero ya bajó nuevamente desde que se reactivó, tenemos el registro de uno, porque ahora es aleatorio y antes como fijaban retenes la gente intentaba evadir, pero ahora inhibe”.

Pese a esto, la Cruz Roja sigue registrando accidentes entre particulares, motociclistas y autobuses, pero los taxistas ocupan el primer lugar en percances. El delegado de Tránsito del Estado, en Córdoba, Ricardo Grajeda Hernández, dijo que que se realizaron 14 operativos más las pruebas aleatorias.


II V. MONTALVO RAMOS

EL MUNDO DE CÓRDOBA