Córdoba.- Durante la madrugada de ayer fueron identificados los dos hombres que fueron ejecutados la noche del pasado sábado en un camino de terracería que comunica a la colonia Los Filtros con la carretera que lleva a San Rafael Calería. Se trató de sobrino y tío, vecinos de la colonia Los Filtros.

Agustín de Jesús Luna Solís, de 18 años y Emilio Vicente Luna Sánchez, de 30 años, sobrino y tío, fueron las víctimas, quienes se presume tenían amistad con los hombres que fueron baleados también el pasado sábado pero por la tarde en el campo de futbol de El Porvenir, por lo que los casos estarían relacionados, situación que ya es analizada por la Fiscalía General del Estado (FGE) y la Policía Ministerial Investigadora.


Detalles del caso

Los dos cuerpos fueron hallados en el camino de terracería, los cuerpos estaban y boca arriba presentaban varios impactos de bala, principalmente en la cabeza.

Trascendió que uno de los ejecutados fue identificado al par de horas de haberse reportado la ejecución, sin embargo, esta información no fue corroborada.

Hasta ahora la FGE aún no ha determinado alguna línea de investigación en el caso del doble crimen, sin embargo, se conoció que a Agustín lo habrían privado de su libertad un día antes de su muerte, e incluso ya era buscado por sus familiares en las redes sociales, por lo que las autoridades iniciarán con ese indicio para las investigaciones.

El reporte del doble crimen fue recibido por las fuerzas de seguridad alrededor de las 10 de la noche.

Los policías al llegar al lugar, y al confirmar la doble ejecución acordonaron el área y dieron parte la FGE. Más tarde llegaron agentes de la Policía Ministerial Investigadora, quienes tomaron datos.

Un perito criminalistas de la FGE, del área de Servicios Periciales, fue el que realizó las diligencias de campo, recogió más de 10 casquillos percutidos calibre 9 milímetros y .38 milímetros, los cuales embaló y aseguró como parte de los indicios en la carpeta de investigación.

Después de dos horas los cuerpos fueron trasladados al Servicio Médico Forense, donde horas más tarde fueron identificados por sus familiares y entregados.


DE LA REDACCIÓN