Lobos BUAP esta a unos cuantos centímetros de descender y de caer a un abismo espantoso, en donde si la lógica no miente tendrá que penar y penar por largo tiempo dentro de la Liga de Ascenso, tras de que el descenso será borrado a partir del próximo torneo, por lo cual solo aspirara a ser un emulo de aquel espectro legendario de larga cabellera y de gritos espeluznantes llamada La Llorona.

Confirmándose todo lo que se redactó cuando la propia directiva de los Licántropos mando a la calle al técnico que los hizo ascender, a Rafael Puente Del Río, iniciándose con esa acción ilógica, estúpida y fuera de cualquier sentido común la propia muerte deportiva de la BUAP en lo que se refiere a su accionar en la Primera Nacional, hoy la derrota, el enésimo traspiés del cuadro futbolero de la Benemérita Universidad Autónoma, cayendo por el mínimo y casi siempre miserable marcador de uno por cero ante el Necaxa, que estreno la adquisición de la Copa, regalando un vaso desechable con cianuro dentro a los Lobos, se ve como un adelanto de un próximo velorio que llegara en menos de una semana, por lo cual la vida en el máximo circuito del balompié mexicano rentado por parte del equipo poblano ya es de días.

Adelatándose que su entierro será el próximo sábado cuando estén visitando al Monterrey, ya que una nueva derrota los enviara, como aquellos cohetes siderales que tanto nos impresionaron en nuestra juventud, hacia las regiones del descenso de manera automática

Ante ese panorama, puro placer, futbol y nortes tremebundos con aspectos colosales de paz para el equipo de los Tiburones Rojos del Veracruz, que de haber vencido ayer al un Leon que en la mayor parte del torneo actual no ha sido como lo pintan, terminando por ser un colosal minino reposando en el regazo de una solterona, ya estarán salvados, lo mismo que el Atlas, solo teniendo una que otra taquicardia el escuadrón de los gallos flacos del Querétaro.

Y volviendo con los casi muertos Lobos, poco o nada se puede esperar dentro de la reacción de un cuadro que ni siquiera aprovecho el hecho de haber jugado con un elemento de mas durante casi todo el encuentro ante el Necaxa por la expulsión del jugador chileno Luis Gallegos a los quince minutos de acción, y hablando de jugadores necaxistas Marcelo Barovero fue la gran figura.

TOMÁS SETIÉN FERNÁNDEZ

« COMENTANDO LA JORNADA »

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz