Gabriel Quintana

El Mundo de Córdoba

En noviembre pasado su talento y determinación tanto en plato como en los jardines, le permitió cosechar su segundo anillo en la Academia de la Liga de Mexicana de Beisbol, portando el uniforme de los Diablos Rojos, ahora el sueño del cordobés Efraín Morales, no es otro que seguir labrando su camino hasta alcanzar el profesionalismo.

“Para mí la meta es jugar en las Grandes Ligas, se que es complicado y que el camino es un largo trayecto donde muchas cosas se deben conjuntar, pero yo al menos voy a hacer todo lo que me corresponde para poder lograrlo. En la Academia hay mucho nivel, porque todos los compañeros quieren alcanzar el mismo objetivo, y eso hace que todos nos esforcemos al máximo y siempre demos lo mejor en cada juego”.

Fueron las primeras palabras del jardinero central, quien ahora disfruta de unas merecidas vacaciones, donde el principal ingrediente es seguir entrenando, ya que sabe que en esta parte de la temporada, es importante no dejar de entrenar para estar mas que listo para el siguiente llamado el cual se presentará a mediados de febrero.

La firma

Pero antes de pertenecer a unas de las organizaciones más prestigiosas deportivas del país, tuvo que mostrar su talento en un evento de primer nivel, para entonces ser contemplado por la organización escarlata.

“Me vieron en un nacional, pero no fue él quien me terminó por firmar. Ya que los Diablos Rojos mandaron a otro scout (Víctor Ledezma) y entonces él me hizo las pruebas básicas que le hacen a todo pelotero que quieren signar. En este caso fue la prueba de 60 yardas, las cual debes completar en el menor tiempo posible, tienes que mostrar velocidad, luego me pusieron a realizar el tiro del jardín hacía la tercera almohadilla y al home. Finalmente lo que siento es lo mas importante para ellos, el bateo”.

“En ese Nacional que se realizó en Huatulco, Oaxaca, tuve la fortuna de que estuve bateando muy bien. En total fueron como 10 o 12 turnos, de los cuales logré conectar al menos en nueve ocasiones. Me sentía motivado porque traíamos un buen equipo, pero sobre todo de que sabíamos que había scouts de varias organizaciones, entonces eso provocó que cada oportunidad que teníamos de mostrarnos, la aprovecháramos al máximo”, agregó.

Academia

Como todo pelotero joven que firma con los pingos, Efraín Morales fue canalizado a la institución que poseen en Oaxaca, donde realizan parte de la preparación previa a la Academia de la Liga Mexicana que se ubica en El Carmen, municipio de Nuevo León.

“Todo esto se presentó hace dos años (2015) y de ahí ya firmado, me mandan a la Academia que los Diablos Rojos tienen en Oaxaca, donde van los prospectos que ellos consideran mas novatos, allá continué con mi formación, que abarcaron dos cursos (par de semestres) y una vez superada esta indicación que te dan, me dieron la oportunidad de incorporarme a la Academia pero de la Liga Mexicana, donde ya están todos los prospectos de las otras organizaciones”.

“Llegué y lo primero que me llamó fue el gran nivel que tienen todos. Por algo son jóvenes que están firmados. Lo mas importante es que todos persiguen un sueño, y eso a veces provoca que el ambiente sea tenso entre los mismos compañeros de equipos y contrincantes de las otras organizaciones, pero eso a final de cuentas te va dando el carácter que necesitas, para salir adelante”.

Una vez lograda la adaptación los resultados no tardaron en llegar, y en su primer torneo el cordobés logró obtener el anillo de campeón.

“En mi primer torneo me sentí muy bien, porque pues todo era nuevo para mi, y a pesar de todo me dieron la oportunidad de jugar en varias ocasiones. Afortunadamente logramos obtener el título (Liga Clase AA) con una ventaja de juegos considerable con el otro equipo que venía detrás de nosotros. Luego se llevo a cabo el otro torneo (Liga Rookie) y también logramos ser campeones, para mi fue otra gran satisfacción”.

“Lo que mas me gustó desde que pertenezco a los Diablos Rojos, es que en todo momento te motivan a dar mas de lo que tienes, siempre hay cosas por mejorar. Este equipo siempre anda peleando por ser el primer lugar, para ellos muchas veces es secundario los números individuales, porque los números colectivos están por encima de todo. Siempre tienen hambre de volver a ser campeones”.